Hienas


Reino:Animalia
FiloChordata
Clase: Mammalia
Orden: Carnívoros
Suborden: Feliformes
Familia: Hiénidos (hyaenidae)

Las hienas, pertenecientes al suborden de los feliformes, son mamíferos carnívoros que forman una parte fundamental de la fauna de África. La familia de las hienas se divide en 4 especies.

Siempre han tenido una mala consideración históricamente por ser conocidas como carroñeras y por su famosa risotada histérica parecida a la de los seres humanos. Esta risa la utilizan para mantener la unión de la manada cuando van a cazar.

Aunque genéticamente pertenecen a los felinidos, en cuanto a su evolución son muy parecidos a los cánidos (lobos, perros o zorros) y comparten muchas de sus características. Por ejemplo, en cuanto a la caza, atrapan a sus presas con los dientes y no con las garras como el resto de felinos.

¿Cómo son las hienas?

Tienen una apariencia bastante curiosa, aunque las características más destacables son:

Un torso corto: Aunque las hienas son de gran tamaño (pueden ser incluso del tamaño de un lobo) tienen el torso corto.

Patas traseras bajas: Las patas traseras son bajas en comparación a la zona pectoral, lo que hace que su espalda se curve de forma exagerada hacia abajo.

Su cráneo: Se parece al de los cánidos más que al de los felinos, teniendo las fauces más cortas que éstos. Su cráneo es considerablemente grande y pesado.

La mandíbula: Uno de los puntos más sorprendentes de las hienas son sus mandíbulas. En relación a su tamaño, las hienas poseen una potentísima mordida, con la que serían capaces de matar a un perro de un solo mordisco en el cuello.

Son digitígrados: Al caminar, se apoyan en los dedos de sus patas, lo que les proporciona mayor velocidad y sigilo.

Su pelaje: Poseen un pelaje muy grueso, excepto en la zona del vientre, donde prácticamente no tienen.

Las glándulas sebáceas: tienen una multitud de glándulas sebáceas situadas en el perímetro anal, que segregan una especie de grasa blanquinosa que se adhiere a los hierbajos cuando pasan cerca, lo que utilizan para marcar el territorio.

Diferencias principales con los cánidos:

Los dientes: Los dientes de las hienas son más parecidas a la de los felinos que a la de los cánidos, aunque lo cierto es que están más especializados en comer y triturar carroña.

Más costillas: A diferencia de los cánidos, las hienas tienen un par de costillas más.

La lengua: La lengua también es más parecida a la de los felinos.

Esta mezcla de características los convierten en uno de nuestros animales raros favoritos.

¿Dónde viven las hienas? Hábitat y distribución

Las hienas viven en su mayoría en el territorio del África Subsahariana, en un hábitat similar al desierto o la sabana con una gran abundancia de matorrales y matojos. La única especie de hiena que vive en una diversidad un poco más amplia de hábitats es la hiena rayada que, además de en África (sobre todo en las zonas este y norte), también se puede encontrar en otros puntos de la India y Oriente Medio.

¿Cómo viven las hienas? Comportamiento y costumbres

Las hienas, generalmente, viven en grupos que pueden alcanzar entre 70 y 80 individuos. En estos grupos, la hiena dominante es la hembra, es decir, viven en sociedades matriarcales. El “estatus social” lo heredan directamente de la madre y, en la mayoría de las ocasiones, la hembra dominante tiene preferencia a la hora de comer. Cuando hablamos de defender el territorio o buscar alimento las hienas suelen ir en grupo.

Como decíamos, las hienas marcan el territorio con la secreción de las glándulas situadas en el períemetro anal. Junto con las mandíbulas y el oído, las hienas destacan por su gran sentido del olfato, que suelen utilizar cuando se aventuran en busca de presas y cuando quieren socializar. Las hienas se reconocen sobre todo por el olor.

Lo más característico de las hienas es su risa histriónica, dependiendo de la especie de hiena pueden tener más o menos variedad en sus vocalizaciones.

¿Sabías qué?
Las hienas pueden correr a velocidades de hasta 60 kilómetros por hora y recorrer grandes distancias a 10 kilómetros por hora sin cansarse.

Cuando las hienas se sienten amenazadas emplean un truco clásico de los felinos, despliegan su crin para parecer más grandes e intimidar al depredador. En el caso de ser atacadas, algunas especies de hienas serán capaces incluso de fingir su propia muerte.

¿Cómo se reproducen las hienas?

Las hienas tienen diferentes parejas sexuales durante su vida, es decir, son poligámicas. Durante el cortejo, los machos realizarán movimientos para atraer a las hembras. La gestación de estos animales dura aproximadamente 120 días (lo equivalente a unos cuatro meses) y lapso de tiempo que pasa entre que dan a luz a una camada y la siguiente puede ser de entre uno y tres años.

Generalmente las hienas dan a luz a una camada de entre una y cinco crías y cada cría recién nacida puede llegar a pesar entorno a los 700 gramos. Las crías pasarán un año y medio bajo la protección de la madre y pasado este período las hienas saldrán a cazar con el grupo. En la mayoría de los casos, las hienas macho no participan en el cuidado de las crías, pero en algunas especies, como las hienas rayadas, los machos sí participarán en el cuidado de las crías.

¿Qué comen las hienas?

Una de las características más curiosas de las hienas es su condición alimenticia: son carroñeras. Se alimentan de animales que o están muertos o se encuentran en proceso de estarlo. Normalmente consiguen su alimento de dos formas: o encuentran el alimento abandonado de otros depredadores, o roban el alimento a otros grandes depredadores como, por ejemplo, el guepardo.

Para localizar a presas muertas, se ayudan de su potente olfato, que puede detectarlas en distancias muy largas.

La dieta de las hienas se compone de animales pequeños como pueden ser aves o roedores. Sin embargo, también pueden hincar el diente a mamíferos de gran tamaño como antílopes o búfalos.

Como curiosidad, las hienas son capaces de aguantar mucho tiempo sin beber agua, pues la extraen de la carroña de la que se alimentan.