Saltar al contenido
Los animales más fascinantes del planeta

Lince ibérico

El lince ibérico es un animal muy raro puesto que se encuentra en peligro de extinción. Es un mamífero carnívoro que también es conocido con el nombre científico de Lynx Pardina. En la escala evolutiva formaría parte de la rama de los grandes carnívoros como leones, tigres, jaguares, guepardos o panteras. Aunque este animal se asocia generalmente por apariencia física a los gatos, realmente se encuentra más cerca evolutiva y genéticamente al tigre.

¿Cómo es el lince ibérico?

En cuanto a su morfología, es un felino bastante más grande que un gato. Tiene las orejas puntiagudas rematadas por unos pinceles negros y aspecto elegante pero robusto, su cola es corta y está rematada con una borla negra. Las afiladas patillas que surgen de sus mejillas son su rasgo físico más reconocible. Estas patillas van aumentando según la edad del especimen en cuestión y de su género, puesto que los machos tienen las patillas más largas que las hembras.

Miden un metro de largo y medio metro de alto. En cuanto a su peso, las hembras suelen pesar entorno a los 9 kg, mientras que los machos oscilan entre los 13 y los 14 kg. El lince ibérico es exclusivo de la península ibérica y es el felino más amenzado del planeta. 

Tanto es así que el Lince ibérico se declaró como especie protegida en el año 1966.

A pesar de ello, salvar a este lince endémico de la península ibérica es una tarea mucho más sencilla de lo que puede parecer a priori. Hay varias medidas de fácil aplicación que evitarían la gran mayoría de las muertes de este animal.

Pero, ¿de qué medidas estamos hablando?

¿Cómo proteger al lince ibérico de la extinción?

Acondicionar la carretera: La causa de la mayoría de las muertes de lince ibérico estos últimos años ha sido el atropello. Acondicionando la vía de forma adecuada y protegiendo los pasos naturales salvaríamos la vida de la mayoría de linces ibéricos.

Repoblar el conejo: El conejo supone el 90% de la dieta de estos animales, pero enfermedades como la neumonía hemorrágico vírica o la mixomatosis han hecho descender la población de conejo de manera alarmante. Con lo cual haciendo crecer la población de conejos, se conseguiría una menor tasa de mortalidad del comentado lince.

Controlar la caza furtiva: Uno de los grandes problemas del lince ibérico siempre ha sido la caza furtiva y la conocida como caza indirecta o no selectiva, es decir, cepos y lazos. Controlando mejor este problema se conseguiría reducir todavía más la mortalidad del lince ibérico.

Localización geográfica: ¿Cuál es el hábitat del lince ibérico?

El lince ibérico vive en zonas de la península ibérica que se pueden considerar muy restringidas. Un hábitat idóneo para el lince ibérico son las zonas montañosas o áreas de bosque mediterráneo con gran densidad de vegetación. El tamaño de la zona geográfica en la que habita depende principalmente de las presas potenciales que cohabiten en la zona, pero en un cálculo medio, se puede fijar la extensión del hábitat del lince ibérico en 10 kilómetros cuadrados. Aunque como decimos, las presas serán fundamentales en este aspecto. Si hay un mayor número de presas, la zona en la que se mueve el lince ibérico será menor, mientras que si hay carencia en cuanto a su alimentación su radio de movimiento será mayor.

Los puntos geográficos de la península ibérica donde mejor se conserva actualmente este animal son el parque natural de Doñana, Sierra Morena y los Montes de Toledo. Aunque hay poblaciones reducidas de lince ibérico en otras zonas, como por ejemplo las Sierras Béticas o la Sierra de Gata.

¿Cómo vive el Lince de la península ibérica?

Los linces que tenemos en la península viven de forma solitaria, excepto en la época de celo, donde se les puede ver más sociables.

En cuanto a la caza, los linces son felinos y cuentan con las grandes características de éstos: son ágiles, sigilosos y muy rápidos. Aunque no son corredores de fondo, por lo que necesitarán atrapar a su presa en una carrera en corto. Como decíamos, su alimentación se compone casi en su totalidad de conejos, sin embargo, también pueden cazar presas grandes, como por ejemplo muflones o ciervos.

Su estrategia de caza se basa en acercarse con sigilo a la presa, hasta estar lo suficientemente cerca como para saltar sobre su presa con ciertas garantías. La caza de un hervíboro de grandes dimensiones, es un desafío que los linces intentan de vez en cuando, porque la cantidad de carne que consiguen en este tipo de cazas compensa de sobra la energía que requiere conseguir atrapar este tipo de presas.

En cuanto a sus hábitos el lince es más activo en invierno, mientras que cuando se acerca la época estival y la temperatura aumenta es más fácil ver a estos felinos descansando. Excepto los linces más jóvenes, que basan la mayor parte de su actividad poco antes del amanecer y durante el día.

Aumentan su actividad nocturna cuando ya tienen, por lo menos, un año de vida.

Reproducción y desarrollo

Los linces son animales solitarios, sin embargo, viven en pareja cuando se encuentran en celo. La época de celo del lince ibérico llega en enero o febrero aunque puede adelantarse en algunas zonas del sur.

El embarazo de un lince dura aproximadamente dos meses y suelen dar a luz una media de dos crías. Las madrigueras de los linces se hacen en lugares que ofrecen una protección natural que pueda ofrecer cierta seguridad, como por ejemplo, roquedos o árboles huecos. Son las hembras las que se encargan de cuidar a las crías

Tras las cuatro primeras semanas estos felinos suelen cambiar de madriguera, una vez se superan los dos meses tras el parto, las crías acompañarán a la madre en sus cacerías.

Es ya en otoño cuando las crías abandonan el hogar donde nacen y se dispersan, en esta travesía los linces se enfrentan a multitud de obstáculos que muchas veces no superan, puesto que en esta dispersión se encuentran con cepos y lazos o con carreteras, con lo que no llegan a su madurez.

Los linces alcanzan la madurez cuando han cumplido un año y medio de vida aproximadamente y suelen tener una esperanza de vida que oscila entre los 10 y los 15 años.

Un vistazo rápido al lince ibérico

  • Nombre: Lince Ibérico
  • Peso: Entre 9 y 13 kg
  • Dieta: Carnívoro