Lobos

El lobo es la especie más grande entre los representantes del género Canis, el tamaño del cuerpo varía enormemente, dependiendo de la zona geográfica considerada, y puede alcanzar incluso 60 kg de peso. Tiene un cuerpo delgado, con el hocico alargado, las orejas triangulares no muy largas, el cuello relativamente corto, la cola corta y peluda y las extremidades largas y delgadas.

El color del pelaje es generalmente el más adecuado para que le sirva de camuflaje en su zona, los ojos son oblicuos, de color marrón claro y colocados en posición frontal y más bien espaciados entre ellos. La característica más diferenciadora de esta especie además de su aullido es la presencia de grandes dientes “caninos”, cuya función es la de cortar huesos y tendones grandes.

El lobo medio pesa entre 24 y 40 kg, y una longitud desde la punta del hocico hasta la cola que oscila entre 100 y 140 cm. El color del pelaje varía desde el marrón, pasando por el gris y hasta acabar en el negro. Siempre en función de donde vivan.

¿Donde viven los lobos?

Está presente, con grandes poblaciones, en América del Norte, en la antigua Unión Soviética y en los países de Europa Central y Oriental. En países como España, Italia, Escandinavia, los Balcanes y Oriente Medio hay poblaciones menos importantes y aisladas de lobos.

Su Hábitat: Pasado y presente

Antes de que comenzara la persecución sistemática por parte del hombre, el lobo estaba muy extendido en todos los ambientes del hemisferio norte,  en todos los hábitats existentes.

Actualmente, la escasa disponibilidad de presas y la presencia cada vez menor de hábitats naturales intactos, especialmente aquellos con una extensa cobertura vegetal que permite a los lobos esconderse y escapar de la persecución humana, han restringido en gran medida las áreas frecuentadas por los lobos.

Reproducción de esta especie

El lobo se aparea hacia el final del invierno, y la gestación dura unos dos meses. Alrededor de 15-20 días antes del nacimiento la pareja busca una guarida que puede estar formada por un tronco hueco, una cavidad rocosa, un hoyo excavado en tierra y en algunos casos se puede obtener agrandando una madriguera preexistente de zorros, puercoespines o tejones.

La hembra al final de la gestación, da a luz entre 4 y 8 cachorros con un peso de unos 300-400 gramos cada uno. Los cachorros nacen completamente indefensos y con pocas capacidades sensoriales (ciegos y sordos) en Italia entre los meses de abril y junio.

Se alimentan exclusivamente con leche materna durante los primeros 20 días de vida. Después, durante un período de unos 40 a 50 días, se le ofrece leche complementada con agitadores a base de carne. Los jóvenes salen de la guarida después de unos 2 meses de vida y poco a poco comienzan a seguir a los padres en sus movimientos aprendiendo de los adultos técnicas de caza, conocimiento y aprovechamiento óptimo de la tierra, estrategias para evitar los ambientes y situaciones más peligrosas.

El tamaño final del cuerpo se alcanza alrededor de un año de edad, mientras que la madurez sexual se alcanza a los dos años de edad.

¿Qué comen los lobos?

El lobo es un carnívoro especializado en la depredación de grandes herbívoros silvestres, pero puede incluir en su dieta, si es necesario, pequeños mamíferos, frutas, frutos, cadáveres, animales domésticos y desperdicios de origen humano.

La caza se realiza generalmente en zonas donde los lobos persisten durante períodos más o menos prolongados y las necesidades diarias medias de carne de un lobo de tamaño medio se sitúan en torno a los 3-5 kg. Sin embargo, se sabe que el lobo se ha adaptado a una dieta que no está uniformemente escalonada en el tiempo.

Curiosidad:El lobo está incluido como especie “vulnerable”en la llamada Lista Roja elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que enumera todas las especies en peligro de extinción.

Vídeos sobre los lobos

Por si os habéis quedado con más dudas sobre los lobos, os dejamos con uno de los mejores documentales que se han hecho sobre este animal: